Protesta en Belgrado por el presunto fraude en las elecciones serbias acaba con 38 detenidos | Internacional

Belgrado vivió la noche del domingo una violenta noche de protestas, con 38 presos y otros policías herederos, menos de dos de gravedad, cuando los simpatizantes de Serbia contra la Violencia (SPN en sus siglas en serbio), la principal alianza opositora, intentaron para entrar por la fuerza en el ayuntamiento de la capital serbia. La oposición exige desde hace una semana una repetición de las elecciones generales del pasado 17 de diciembre, después de que observadores internacionales denunciaran varias irregularidades en estos cómicos, incluida la compra de votos.

La manifestación de este Año Nuevo -la séptima contra el presunto fraude electoral a favor del gobernante Partido Progresista Serbia (SNS), del presidente conservador y populista Aleksandar Vucic- fue la más multitudinaria y la primera que resultó de la violencia.

Los manifestantes se comportaron como “ladrones” y “no damos la victoria” en Belgrado, mientras los líderes del SPN, Srdjan Milivojevic y Vladimir Obradovic, se comprometieron a abrir la puerta del consistorio de la ciudad. Cuando la multitud rompió las ventanas de la puerta principal del edificio, una unidad policial antidisturbios reunida en su procedimiento interno lanzó gases lacrimógenos que se dispersaron entre los manifestantes.

El país balcánico celebró una semana de elecciones para el Parlamento nacional, la Asamblea de la región de Vojvodina y los municipios de 65 ciudades, entre ellas Belgrado, donde el SPN esperaba la victoria, porque considera que el triunfo fue robado con manipulaciones. Esta formación opositora no reconoce los resultados electorales y solicita su anulación. Además de las protestas convocadas, varios militantes del SPN se encuentran en la sede de la comisión electoral.

Según los resultados oficiales, el equipo de Vucic se impuso entre los comediantes parlamentarios con el 46,72% de los votos, según los resultados preliminares de la comisión electoral estatal, el doble que la coalición opositora. En los municipios de Belgrado, el SNS ganó con escasa diferencia y siguió formando un gobierno local gracias a un alcalde claro, porque Vucic dejó abierta la posibilidad de nuevas elecciones en la capital. La alianza opositora de centro izquierda SPN quedó en segundo lugar, con el 23,56% de los votos, seguida por el Partido Socialista de Serbia, con el 6,56% de los votos.

Tras la manifestación, el presidente serbio aseguró que las autoridades del país balcánico defendieron las instituciones y preservaron la paz, y culpó a la oposición de la violencia. “No hay ninguna revolución en progreso, nada de esto terminará. Asegurémonos de que nuestra reacción sea tentadora y pacífica”, dijo Vucic en una declaración previa a la publicación.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

«Defenderemos la libertad, defenderemos a Serbia, por eso preservaremos la paz, no permitiremos que Serbia sea destruida», añadió el presidente, acusado por la oposición de las autoridades.

Según explicó Vucic, los manifestantes arrestados seguirán ahora en prisión, mientras que menos de dos policías herederos se enfrentan esta noche, se encuentran en gravedad. “Esta noche intentó ocupar violentamente las instituciones del Estado. Veremos cómo calculan los impuestos”, dijo el presidente durante una reunión del Consejo de Seguridad Nacional de Serbia.

Las autoridades responden a las acusaciones de la oposición por supuestas manipulaciones y aseguran que las instituciones investigarán las denuncias. Una misión de observación internacional confirmó que el SNS obtuvo ganancias injustas debido a la participación excesiva del presidente Vucic y el control de los medios de comunicación que favorecieron al partido gobernante al crear “condiciones deseables” que apoyaron el proceso electoral en medio de una política. polarizados”, según el informe que emitieron, divulgado por la agencia Efe.

La popularidad de Vucic se vio afectada después de que en mayo se registraran dos tiroteos indiscriminados en los que murieron 18 personas, incluidos niños. Los que lo lograron protestaron masivamente contra la violencia que algunas autoridades trataron como ridícula. Finalmente, el presidente aprobó a los legisladores para este 17 de diciembre. Y entonces surgió, en medio de las protestas, la coalición opositora Serbia contra la violencia (SPN), integrada por otros partidos, entre los que tenían formaciones legales, centroderecha y izquierda.

El mayor de analistas interpretó la adepta electoral como una estrategia de Vucic para resucitar su poder en medio de la crisis. En los parlamentos legislativo y presidencial de abril de 2022, el partido oficial constituyó 120 de los 250 escaños del Parlamento y Vucic obtuvo un segundo mandato.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.