La UE intenta explotar los activos rusos congelados para ayudar a Ucrania

Después de meses de disputas políticas, la Unión Europea inició oficialmente el martes un largo proceso para cumplir su promesa de utilizar el dinero de los activos congelados del banco central ruso para reconstruir Ucrania.

La Comisión Europea, el brazo ejecutivo del bloque, dijo que había acordado una propuesta que detalla una forma legal de utilizar los intereses ganados y otras ganancias de estos activos, que se mantienen en instituciones financieras europeas, en beneficio de Ucrania. Pero contrariamente a la práctica habitual, la comisión no ha hecho público su contenido, lo que refleja cuán políticamente desafiante es el plan para muchos de sus países miembros.

El plan tiene el potencial de proporcionar a Ucrania hasta 3.000 millones de euros (3.250 millones de dólares) al año, o hasta 15.000 millones de euros entre 2023 y 2027, dijo un funcionario involucrado en el proceso que no estaba autorizado a hablar públicamente sobre el tema. Pero estas cifras podrían variar dependiendo de las condiciones del mercado.

A la propuesta del martes todavía le queda un largo camino por recorrer antes de que pueda implementarse. Debe ser aprobado por el Parlamento Europeo y los 27 estados miembros, y se espera que enfrente resistencia de algunos países. Francia, Alemania e Italia han expresado objeciones, según el funcionario, y Hungría ha bloqueado un mecanismo de financiación separado para Kiev, que se espera que los líderes discutan en una cumbre a finales de esta semana.

Pero el intento de liberar fondos para Ucrania llega en un momento de creciente preocupación porque el apoyo financiero al esfuerzo bélico está disminuyendo entre los países europeos y Estados Unidos.

El plan de la comisión requeriría que las empresas de servicios financieros que poseen activos congelados del banco central ruso coloquen las ganancias que generan, como los intereses devengados, en cuentas separadas, según la propuesta vista por The New York Times. Los Estados miembros tendrán que decidir cómo se deben dirigir estos beneficios a Ucrania, según la propuesta, abriendo la puerta a otra larga negociación. El plan no utiliza activos, cuyo saldo permanecerá intacto.

El alcance limitado de la propuesta es también un intento de abordar las preocupaciones sobre los futuros reclamos legales de Rusia sobre el dinero. Según el documento visto por el Times, los ingresos «no constituyen activos soberanos y no deben ponerse a disposición del Banco Central de Rusia según las normas aplicables».

Después de que Rusia invadió Ucrania el año pasado, las naciones occidentales tomaron la inusual medida de congelar más de 330 mil millones de dólares en activos del banco central ruso en el extranjero. Pero como las sanciones bloquearon los pagos a Rusia, el dinero generado por estos activos quedó varado en el extranjero, y la mayor parte de la suma, más de 217 mil millones de dólares, quedó congelada en la Unión Europea. Casi todo está en manos de Euroclear, una empresa de servicios financieros en Bélgica.

Euroclear tuvo que invertir dinero extra para evitar acumular riesgos financieros adicionales. En los nueve primeros meses de este año, estas inversiones generaron unos beneficios de unos 3.000 millones de euros, según los últimos estados financieros de Euroclear.

El tono discreto del anuncio del martes contrastó con las fuertes declaraciones hechas a principios de este año por los altos funcionarios del bloque de «hacer que Rusia pague por la guerra». Pero una propuesta legal se ha retrasado dos veces debido a desacuerdos entre los estados miembros, preocupaciones planteadas por el Banco Central Europeo y temores sobre las obligaciones financieras de Euroclear.

El Banco Central Europeo ha advertido que el uso Las actividades del banco central de otro país podrían dañar la percepción de Europa como un lugar seguro para almacenar dinero y podrían llevar a los países a abandonar los activos denominados en euros, perjudicando el plan del bloque para aumentar el uso internacional del euro.

Euroclear también estaba preocupada por los derechos legales de Rusia sobre el producto de sus activos. podría representar un riesgo financiero considerable para la empresa.

La Secretaria del Tesoro de Estados Unidos, Janet L. Yellen, dijo al Congreso a principios de este año que confiscar activos rusos congelados en Estados Unidos probablemente requeriría un cambio en la ley estadounidense.

Un representante del Tesoro dijo que la administración Biden no planea seguir la medida de Europa con un impuesto sobre los ingresos de los activos rusos congelados en Estados Unidos. Sin embargo, Yellen ha expresado anteriormente su apoyo a la idea.

«De cara a nuevas fuentes de asistencia, apoyo aprovechar las ganancias inesperadas de los activos soberanos rusos inmovilizados en cámaras de compensación particulares y utilizar los fondos para apoyar a Ucrania, algo que el G7 ahora se ha comprometido a explorar», dijo Yellen en octubre, refiriéndose al Grupo. de 7 países.

La Comisión Europea, que anteriormente había expresado su preocupación por actuar sola, se sintió cómoda presentando la propuesta después de una reunión del G7 la semana pasada. El grupo, que incluye a Estados Unidos y Gran Bretaña, dijo que se necesitan “progresos decisivos” para dirigir los ingresos extraordinarios de los activos rusos inmovilizados en apoyo a Ucrania, “de conformidad con las obligaciones contractuales aplicables y de acuerdo con las leyes aplicables”.

«Reafirmamos que, de acuerdo con nuestros respectivos sistemas legales, los activos soberanos de Rusia en nuestras jurisdicciones permanecerán inmovilizados hasta que Rusia pague por los daños causados ​​a Ucrania», dijeron los líderes en una reunión virtual del G7 en diciembre.

Alan Rappeport contribuyó al reportaje.