Guyana, el pequeño país flotando en petróleo y ahora en la mira de Maduro

En el restaurante Amici, el más exclusivo de Georgetown, un plato de carne wagyu para compartir cuesta 350 dólares. No después de las 20. El jamaicano Gregory Lynch, un tipo enorme vestido de negro de pies a cabeza, abre la puerta todos los días a ministros, magnates, empleados de petroleras, cantantes de música india, actores de telenovelas y hombres de fortuna de dudosa procedencia. Los camiones de construcción provocan ataques día y noche. Llegar hasta aquí en avión desde algún pueblo de la región cuesta 1.500 dólares. Un hotel cerca de la Costa Cobra 700 por noche. Los taxistas ganan dinero si ofrecen menos de 30. Los supermercados están llenos de productos importados que valen un ojo de la cara. El próximo año se construirá un nuevo estadio para el equipo de cricket local, los Amazon Warriors. En el pequeño país de Guyana, el dinero brota de la tierra.

Durante décadas, esta antigua colonia británica permaneció oculta a los ojos del mundo. Es poco probable que alguien del exterior fuera capaz de posicionarse con precisión en un mapa. Era el segundo país más pobre de América Latina cuando se produjo su cambio de objetivo en 2015: ahora es la economía de más rápido crecimiento del mundo, según el FMI. La estadounidense ExxonMobil y sus socios, Hess, y la china Cnooc, han encontrado más de 11.000 millones de barriles de petróleo frente a sus costas, un aviso de que el país podría vivir del agua durante los próximos 20 años. La recuperación y la construcción de infraestructura han sido dispares. Los expertos esperan que sus 800.000 habitantes tengan, con el tiempo, uno de los ingresos per cápita más altos.

Una barra de perforación petrolera hace una escalera en una exhibición permanente de ExxonMobil en el Museo Nacional de Guyana, en abril.Matías Delacroix (AP)

Sin embargo, un hecho pasado ha venido a perturbar esta luna de miel. Venezuela, país fronterizo, reivindicaba como su Esequibo, una región que abarca dos tercios de Guyana y que le fue concedida a este país en un laudo arbitral en 1899. Ante las costas de esta tierra salvaje, dos veces el tamaño de Portugal, si se produjera algunos de estos descubrimientos de petróleo. El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ha trazado un nuevo mapa de su país en el que se incluye el Esequibo, lo que implica toda una declaración de intenciones. Maduro y su par guyanés, Irfaan Ali, verán estos juegos en San Vicente y Granadinas, país que preside interinamente la Celac y actúa de mediador. La comunidad internacional ha mostrado preocupación a medida que el desarrollo se ha intensificado hacia un conflicto bélico.

“El desastre venezolano ha causado preocupación en Guyana, no voy a mentir”, dijo en su mensaje Mark Phillips, primer ministro del país. “Pero Venezuela no puede proteger nuestra prosperidad. No es posible acercarse al Esequibo, por lo tanto el señor Maduro no es posible. Nunca, nunca, tenemos que sumarnos a ninguna petición de Maduro y su gobierno. Respetamos el trabajo de la Corte [Internacional de Justicia, donde se dirime el conflicto]”, muestra la empresa Phillips.

Las autoridades venezolanas elaboran el mapa de Venezuela con la anexión de la ejecución, el 8 de diciembre en Caracas (Venezuela).Gaby Oraá (Getty Images)

El efecto de auge El petróleo tiene un gran impacto. En 2022, su PIB creció un 62% y este año registró un aumento del 37%. Ahora mismo produce 400.000 barriles diarios. Las autoridades y las compañías petroleras planean aumentar la producción a 1,2 millones en 2027. Los expertos en materias primas no han visto hasta ahora una explosión semestral. El primer ministro explica que con ese dinero quiere mejorar la educación, las infraestructuras (ahora mismas muy deficientes), las universidades y los hospitales. El avión del Gobierno conecta Georgetown, la capital, directamente con otras ciudades y toma una carretera hasta la frontera con Brasil. El país ha estado lleno de gente y nosotros y nuestros trabajadores hemos estado trabajando las 24 horas del día.

Pasando la noche oscura de Georgetown, donde hay poco alumbrado, se producen unos momentos de velada en los pasillos del Carnival Casino. Los clientes juegan al póquer, a las reglas y a las máquinas de juego. bling bling. Los pantalones que funcionan como lavavajillas pueden costar 10.000 dólares por noche. Musa Deveci, turco, 47 años, canterano, tres hijos, seguidor del Fenerbahce, repeinado con la raya a un lado, es uno de los responsables del casino. “Es todo el tiempo, hay muchos extranjeros, de Canadá, de Estados Unidos… Hay gente que viene del extranjero para montar restaurantes, tiendas… Tenga en cuenta que Guyana está de moda”, dice Deveci. En el camino hay otro directivo, Metin Kaya, también turco. ¿Por qué los que envían aquí son todos turcos? “Donde hay lío, hay un turco. Los manejamos muy bien”, dice Kaya, casada con un colombiano, habla cinco idiomas. Es más escéptico sobre las consecuencias de auge petrolero, no se fija mucho en él en las mesas de juego, aunque su jefe, un magnate israelí con residencia en las mejores capitales del mundo, ha construido un hotel-casino con más de 300 habitaciones el próximo año. Visión del futuro.

Theodore Kahn, analista para la región andina de Control Risks, ha visto de primera mano el crecimiento de Guyana. En general, afirma, amplió las oportunidades e impidió que la situación mejorara. Las asunciones del Gobierno se han multiplicado. Sin embargo, está produciendo una botella en la parte administrativa. La inversión y vinculación de empresas extranjeras ha superado la capacidad de los organismos públicos, lo que se traduce en lentitud en los trámites y los permisos. Crear la obra o los materiales de construcción no es nada fácil. La economía crece gracias a sus posibilidades. “Hay una dependencia creciente del petróleo, que representa el 70% de la economía. Esto genera riesgos para cuando cambie el mercado. En cierto momento el precio se destruirá. El gran interrogador es como el contestador de Guyana”, explica Kahn.

El Carnival Casino en Georgetown, el casino más grande de Guyana.Juan Diego Quesada

Otro desafío es que ese dinero que es el dinero de la tierra se reparta y no llegue a manos de una elite corrupta, como ha sucedido en otros países con un golpe de riqueza inesperado. El gobierno alterna, sin tensiones raciales ni acusaciones de corrupción, dos movimientos políticos, uno líder para afroguyaneses, descendientes de esclavos, y otro para indoguyaneses. Ahora lo mismo está en poder del Partido Progresista del Pueblo (PPP), indoguyanés, que hizo campaña criticando las acciones de Exxon, pero que al llegar al Gobierno ocultó la disputa bajo la sombra. William Scott, un vendedor de ropa de Anna Regina, un pueblo de Esequibo, la región en disputa, cree que la riqueza no se conoce entre gente humilde como él. El Gobierno espera que la renta media per cápita, de 10.000 dólares, ascienda a 30.000 en otros tantos años. Scott, sin embargo, ve el presente como una pérdida que pesará igualmente en el futuro: «Siento que se van a beneficiar de lo de siempre».

Las calles estaban llenas de vallas publicitarias de ExxonMobil que anunciaban la dotación de personal y promocionaban la energía más barata. La empresa ha invertido 1.000 millones de dólares en programas comunitarios. En los anuncios aparece gente soñolienta, moderna, en espacios idílicos, como en las películas. Esta no es la realidad de Guyana hoy, que tiene que gestionar una tasa de pobreza del 48%, carreteras en mal estado, acceso a empleos muy precarios y una inflación galopante. El petróleo dice el futuro de un país aún en construcción.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.